DESDE EL CARIBE PANAMEÑO 2


Siguiendo con el trío dinámico que les mencioné ayer, es el turno de la ‘salsa ajillo’. En este plato que les muestro está coronando a la famosa y tan correteada langosta.

Igualmente con acompañamientos sencillos como el arroz blanco y una ensalada de tomate, pepino, repollo y zanahorias. En mi opinión muy personal, con una salsa tan llena de sabor como el ajillo no quieres un arroz que le haga mucha competencia; el arroz con menestra o hiervas se lo dejas a la criolla.

Para variar, al preguntar el procedimiento básico y en una ocasión hasta de espiar desde la barra al cocinero, me doy cuenta que siempre será la misma receta base y luego el famoso ‘unos le ponen y otros le sacan’.

La receta base con la que no te vas a equivocar es la siguiente: en un sartén caliente mezclas aceite de oliva y mantequilla – luego agregas el ajo picado o aplastado con sal y pimienta – cuidando que el ajo no se te queme bajas la temperatura un poco – agregar caldo y vino blanco – para terminar y es algo que estoy empezando a hacer para mi ajillo cuando hago almejas en mi casa es agregar una cucharadita de maicena o harina de trigo previamente disuelta en un poco de agua o el mismo caldo que uso. Luego en el quita y pone puedes agregar pimiento morron en cuadritos, perejil y/o picante a tu gusto.

Si tienes tu receta favorita, nos cuentas.

¡Que disfruten!

 

la comida y yo, yo y la comida

You may also like

1 comentario

LEAVE A COMMENT