COCINAÍTO ITALIANO


No solo se sale a comer bien y delicioso en los restaurantes. También en casa con planeación se puede hacer un ‘cocinaíto’ sabroso para compartir con tus amigos. Esta semana les cuento de la invitación de mis amigos Gina Gotti y su esposo italiano Ivan Grippaldi de la firma dos G Arquitectos.

IMG_9233

Gina me dio un adelanto del menú 3 días antes de la noche como para dejarme picado, lo que creo que es esencial a la hora de armar una comida. Mucha gente si sabe que va a comer arroz un día, pues dejan de comerlo antes o hacen 10 horas de ejercicio para prepararse o que se yo (yo NO soy esa persona, lo dejo claro). A la hora de armar una cena es importante pensar en todos esos detalles que se te pueden salir de las manos y cuando llega el día, la gente no llega a disfrutar al 100%. ¿Se imaginan si algún día su invitado es alérgico a lo único que tienes de comer?. Siempre he dicho que cada uno con su librito.

El menú italiano de la noche empezó con una ensalada de rúcula, fresas frescas y queso de cabra con una vinagreta de vinagre balsámico y unos pan pitas miniatura bien tostados.

IMG_9232

IMG_9227

Luego empezó el acto principal que fue el risotto con camarones y aquí les paso todos los ingredientes y procedimiento tal cual Gina me lo envió tan amablemente (casi que compartiendo los secretos familiares de su esposo).

INGREDIENTES
1/2 paquete de arroz arborio
1 libra de camarones jumbo cortados
1 tomate grande para hacer salsa que este bien rojo y suave y que se debe cortar en cuadritos pequeños
1/2 cebolla cortada en cuadritos pequeños
1/4 de pimentón rojo cortado en cuadritos pequeños
Jugo de limón al gusto (yo uso limones criollos)
1 cubito maggi
1 cdita de azúcar
1/4 taza de vino blanco
PROCEDIMIENTO
Se deben tener dos ollas y se deben cocinar al mismo tiempo, una un poco más alta para hacer la salsa y otra baja para hacer el risotto.
En la olla de la salsa se pone un poco de agua, aceite, el cubito maggi y el pimentón, se esperan unos minutos para que el pimentón se cocine un poco y se agrega el tomate, azúcar y se puede agregar perejil u orégano al gusto, se tapa un rato hasta que el tomate este suave y se pueda hacer un pure en la misma olla, es importante agregar bastante agua ya que esta es la que se va a usar para cocinar todo el risotto, una vez el pure este listo se debe bajar la llama.
En la olla del risotto se pone un poco de agua, aceite y la cebolla, el agua debe ser solo para que cubra las cebollas, cuando se empiezan a secar las cebollas que ya deben estar suaves, entonces se echan los camarones, el vino y el jugo de limón, hasta que la salsa de tomate esté lista.
Una vez la salsa de tomate esté lista y se ha bajado la llama, se puede agregar el risotto, se revuelve todo y se empieza a agregar la salsa poco a poco, solo hasta que cubra el risotto, siempre se debe revolver ya que el risotto tiende a pegarse, cada vez que se empieza a secar el risotto se le agrega agua hasta que lo cubra y así varias veces hasta que ya el grano este lo suficientemente suave, entonces se debe dejar secar un poco y apagar la llama…  es importante dejar el risotto reposar, ya que de esta manera se seca y se puede comer, sino estará demasiado caliente.
IMG_9245
Como yo era el encargado de las bebidas, quise hacer algo diferente y para acompañar el primer plato. Ya que antes de la cena habíamos empezado con unas cuentas copas de vino y el estómago vacío,  llevé unas ciruelas congeladas que luego corté y puse en una copa de martini. Luego utilicé Perrier (mega fría) para darle un toque de frescura y tener un muy pequeño ‘recreo’ del vino.
IMG_9247
El risotto lo acompañamos con un vino blanco bien frío Navarro Correas – Colección Privada de la cepa Chardonnay.

Mensualmente (y dependiendo de mis amigos) les estaré compartiendo mas cocinaítos para que se inspiren en sus casas.

¡Que disfruten!

 

la comida y yo, yo y la comida

You may also like

LEAVE A COMMENT