¿PIFÁ, PIBÁ O PIXBAE?

Me da risa que cada vez que alguien se refiere a este fruto tropical, lo dicen de una manera diferente. Lo mejor es cuando me pongo a generar el debate para ver quién de todos es el que está en lo correcto. Obvio cada uno tiene su argumento diferente, pero  casi siempre es el famoso ‘mi abuela o mi abuelo le dicen así’, y como ellos tienen 90 años, tienen la razón. Todo esto responde a nuestras vivencias y en esa diversidad es donde nos enriquecemos.

Personalmente no soy de los que está buscando platos o probando recetas con este ingrediente pero ya que es algo bien propio de nuestras regiones, quiero despertar las ganas de no solo comerlo sancochado con sal al comprarlo afuera de los super mercados o en los semáforos.

La foto que ven arriba es una crema con ingredientes básicos como cebolla, ajo (muy poco), crema de leche, pimienta y uno que otro invitado sorpresa.

ALgunas ideas sencillas:

– Cómpralo ya listo y luego lo partes por la mitad y le metes cualquier tipo de cosa. Yo recomiendo uno que probé en casa de mi prima en la playa: una cantidad muy pequeña de mayonesa con un poco de limón y caviar.

– Ceviche: dale a tu manera. Poco de limón, cebollita, ají chombo y listo y frito.

– Si lo hierves para hacerlo tu mismo: guarda el agua y con eso te haces un arroz bien sabroso. Luego le tiras pedacitos como decoración encima para hacerlo más visible.

Si tienes alguna otra opción que quieras compartir con nosotros, ¡bienvenido!

¡Que disfruten!

¿QUIEN DIJO GUARAPO?

Todos sabemos que opciones disponibles para comer y tomar en las calles de Panamá siempre tenemos. No es nada comparado con lo organizado que son los vendedores ambulantes en países cercanos de Centro América en donde te venden lo que se te pase por la cabeza, pero algo es algo.

Yo nunca me muevo por el área de El Dorado y alrededores, pero la semana pasada estaba en unas reuniones con clientes y para mi sorpresa en media calle veo un carro con su respectiva máquina guarapera que ven aquí abajo.

 

Paré automáticamente y pregunté ‘¿Cuánto vale el guarapo?’, y en cuestión de microsegundos se voltea un cliente y me dice ‘Eeeeeeeeeso mijo’ y yo por reflejo le dije ‘Eeeeeejue’ (no me pregunten porqué, porque ni yo sé porque me salió la saloma random). Ya luego me contó que me dijo eso porque era de los pocos que llegaba y pedía guarapo y no como  la gente erróneamente le dice ‘chicha de caña’.

Yo nunca la había visto anteriormente ésta máquina, ya que la única vez que hice guarapo fue hace más de 10 años en El Copé de Herrera durante mi servicio social escolar, y lo hacíamos a la antigua con el caballo dando vueltas en la molienda. Esto es simplemente caña de azúcar exprimida hasta la última gota, colada y lista para beber.

Los  trabajadores son todos Chiricanos y tienen más de 1 año en ese puesto moliendo caña y ofreciendo algo que para mí es una simple EXQUISITEZ.  No hay nada más cool que tomarte un vaso de guarapo ultra fresco para refrescarte durante el día, ¿Qué les parece?.  ¿Se imaginan alguna salsa para acompañar mariscos , un coctel o un aperitivo con guarapo en uno de los mejores restaurantes de Panamá?: exótico

Datos:

– Vaso: $0.50 Para llevar tipo medio litro $1.25

– Si no lo han probado antes les recomiendo tomarse la mitad del guarapo normal y luego para la otra mitad les dicen que les agreguen un poco de limón, ya que le cambia el sabor radicalmente porque le elimina el sabor del azúcar.

– Pueden comprar el guarapo por galones si quieren

– Dirección: con la foto se podrán dar cuenta pero es en la tumba muerto cuando pasas el centro comercial donde está Price Smart a mano izquierda en medio de las dos calles. Estacionamiento: ampliamente disponible entre las dos calles.

¡Que disfruten!

DESDE EL CARIBE PANAMEÑO 3

Para terminar con el ‘trío dinámico’ les traigo un plato que es muy difícil encontrar bien hecho. Preguntando a varios amantes de los mariscos acompañados con ‘leche de coco’ , me comentan que al igual que me sospechaba yo, que el dato obviamente está en usar leche de coco directa de la fuente, y no esas cosas raras que venden en lata en los supermercados. Otra opción si no tienes una palma llena de cocos en tu casa es conseguir coco rayando en el mercado o tienda; algunas veces lo tienen congelado.

El cocinero de este lugar se llama ‘Pedrito’ y me dijo que sus camarones en leche de coco son un poco diferentes. El proceso es el mismo en donde el coco rayado se exprime y se exprime para sacar toda la leche posible. Luego agrega culantro (me suena que es triturado) y como pueden ver en la foto un poco de cebolla y pimentones verdes.

EL DATO DEL MUNDO MUNDIAL que les quiero compartir es una salsa que llamé  ‘salsa multiuso de maracuyá’ que nos pusieron para acompañar la ensalada o patacones. Yo se lo terminé poniendo hasta al arroz.

LA RECETA sin medidas que  logré investigar luego de varios intentos es la siguiente:

Base de mayonesa (aquí un link de una página que me encanta Epicurious)

Vinagre balsámico

Miel o azúcar (me iría con la miel)

Maracuyá natural concentrado

A experimentar se ha dicho.

¡Que disfruten!

DESDE EL CARIBE PANAMEÑO 2

Siguiendo con el trío dinámico que les mencioné ayer, es el turno de la ‘salsa ajillo’. En este plato que les muestro está coronando a la famosa y tan correteada langosta.

Igualmente con acompañamientos sencillos como el arroz blanco y una ensalada de tomate, pepino, repollo y zanahorias. En mi opinión muy personal, con una salsa tan llena de sabor como el ajillo no quieres un arroz que le haga mucha competencia; el arroz con menestra o hiervas se lo dejas a la criolla.

Para variar, al preguntar el procedimiento básico y en una ocasión hasta de espiar desde la barra al cocinero, me doy cuenta que siempre será la misma receta base y luego el famoso ‘unos le ponen y otros le sacan’.

La receta base con la que no te vas a equivocar es la siguiente: en un sartén caliente mezclas aceite de oliva y mantequilla – luego agregas el ajo picado o aplastado con sal y pimienta – cuidando que el ajo no se te queme bajas la temperatura un poco – agregar caldo y vino blanco – para terminar y es algo que estoy empezando a hacer para mi ajillo cuando hago almejas en mi casa es agregar una cucharadita de maicena o harina de trigo previamente disuelta en un poco de agua o el mismo caldo que uso. Luego en el quita y pone puedes agregar pimiento morron en cuadritos, perejil y/o picante a tu gusto.

Si tienes tu receta favorita, nos cuentas.

¡Que disfruten!

 

DESDE EL CARIBE PANAMEÑO

Luego de estar una semana por las cosas caribeñas de mi país comiendo mariscos en todas las preparaciones, salsas y formas posibles les traigo a lo que siempre he llamado ‘EL TRÍO DINÁMICO’: criolla, ajillo y leche de coco.

Hoy empiezo con este plato de camarones en salsa criolla que comimos en un restaurante sobre el mar en Cayo Coral.

Lo bueno de comer mariscos en estos lugares es que las probabilidades de conseguirlos frescos es casi que del 100%. Si no tienen disponible, pues no te lo ofrecen. El menú del día lo encuentras en una pizarra de tiza que cambian diariamente, y que en esta ocasión solo conseguimos 3 opciones.

La salsa criolla puede ser de las más versátiles que conozco, una ves que la tengas lista puedes terminar con un plato de carne, marisco o hasta vegetariano.

La salsa siempre tiende a ser bien ligera, pero llena de sabor. En algunos lugares en los que hablé con los cocineros me contaron que el color rojo lo logran con semilla de achiote en aceite, otros con la pasta de achiote y otros más simples con un poquito de pasta de tomate (no es mi favorita). Los ingredientes básicos son: tomate, cebolla, ajo, perejil  y pimentón. Ya luego unos le ponen y otros le sacan.

Como dato, cuando cocinen el camarón, quítenle la cáscara al momento de cocinarlos para que no pierda sabor ni nutrientes. Igualmente te recomiendo utilizarlas para hacer caldo o hasta mantequilla para un buen pan tostado.

Si tienes una versión propia, compártela con nosotros.

Mañana sigo con el trío.

¡Que disfruten!

RESTAURANTE DEL MERCADO DEL MARISCO

Siguiendo con mi anterior visita al Mercado del Marisco a probar los deliciosos ceviches que les recomendé anteriormente, visité en esta ocasión el restaurante que está ubicado en el segundo piso. De salida les puedo decir que tienen la opción de pedir del menú o también la más interactiva que es comprar tus mariscos frescos abajo y solo pagar para que te los preparen con la salsa y técnica que prefieras.

Siempre disfruto en el camino hacia el restaurante ver toda las acción de los trabajadores vendiendo pescados y mariscos a los visitantes.

Súper interesante ver a una señora explicándole a los niños que esos eran pescados frescos y les estaba enseñado como darse cuenta. Según lo que pude preguntar siempre hay que guiarse por el olor y color, pero muy importante y más fácil según los pescadores es verle los ojos al pescado, y entre más transparentes o vivos parezcan es mejor obviamente.

De entrada solo pedí  unos dedos de corvina con salsa tártara y picante hecho en casa. No hay duda que son los deditos más frescos y sabrosos que me he comido.

Ya de platos fuertes nos pedimos nuestras respectivas langostas. Pedimos a la mantequilla y con salsa de ajillo. Me pareció tan buena la ‘salsa de ajillo’ que tuve la oportunidad de hablar con el Chef Justino Rodríguez . Me explicó que el color rojo se lo da la pasta de achiote y pimentón y el resto ya es muy parecido a lo tradicional, solo que utilizan mantequilla con sal para no ponerle más extra.

Este señor se sienta a comer justo cuando ya nos estábamos retirando. Estaba comiendo lo que comeré en mi próxima visita: langosta cubierta de mariscos mixtos en salsa de ajillo.

Dirección: Al final de la cinta costera en la entrada al Caso Antiguo de Panamá. 

PATACÓN FEST

No existe almuerzo de sábado en mi casa sin una torre de patacones recién hechos. Lo que normalmente lo acompaña es puerco en alguna de sus grandes variaciones (puerco liso, chuleta ahumada o normal, etc). Hay dos escuelas: una dice freír-aplastar-freír y la otra dice freír-aplastar-congelar-freír. Personalmente prefiero la primera porque la segunda los pone demasiado tostados y en algunos casos un poco duros.

Acompaño el patacón fest con un buen ketchup picante y aunque no salga en la foto, ¡siempre con queso cremoso!

El dato que me aprendí de alguna señora hace mucho tiempo es cortar 2 dientes de ajo por la mitad, aplastarlos muy levemenente para que liberen un poco el sabor y tirarlos a dar unas cuantas vueltas en el aceite antes de meter los patacones. Le da un buen sabor y un buen color tostado. La otra opción es cuando ya los tienes aplastados le frotas el diente de ajo partido por la mitad a cada uno (aún mejor).

Los patacones siempre estarán presentes en este blog, ya que son las papitas fritas de Panamá.

 

MERCADO DEL MARISCO / SEAFOOD MARKET

Para entrar en calor  te recomiendo darte una vuelta por todo el mercado para que conozcas y veas la cantidad de puestos que hay. Recomendable ir temprano para poder ver todo el movimiento, en especial los fines de semana.

 Concha negra, camarón, corvina, cocteles, pulpo, cangrejo, etc , etc, etc.

 ADVERTENCIA: DROGA -> Coctel de camarones

-Siempre escucho a la gente hablar de dónde se come el mejor ceviche-. Unos dicen que en el restaurante X, otros que en la tienda gourmet Y y el resto que en la playa Z. Yo les digo que dejen de buscar y agarren directo y sin escalas para el mercado del marisco a comer el mejor ceviche que hay vivo. Mi recomendación personal: pídele un coctel de camarones y le pones un poco de picante de ají chombo a la señora que ves en la foto.

Dirección: Al final de la Cinta Costera antes de llegar a Casco Viejo, frente al mar. Edificio blanco de 2 pisos y casetas de color azul, verde y rojo.

EL REY DE LA FONDA: EL LECHÓN

 

Tengo que subir esta foto que tomé luego de haber consumido en 2 días de festival de La Mejorana en Guararé, alrededor de 25 pedazos de lechón. No era mi intención hacerlo quiero aclarar, pero lo que pasó fue que junto con mis compañeras de festival nos pusimos la labor de hacer una ‘degustación’ por todas las fondas que encontrábamos entre Guararé y Las Tablas que son miles.

*Fonda: normalmente es comida rápida y económica, previamente preparada. Las puedes encontrar como un pequeño restaurante o como un puesto temporal en festivales. Entre la ensalada de feria y las tortillas, no hay nada más panameño que esto.