DOS POSTRES DE ORO EN GUATEMALA


Nuestro viaje a Guatemala lo iniciamos con una cena degustación en EN Restaurante. El concepto de la chef Debora Fadul de Chef Mon Coeur te abre las puertas bajo el lema: ‘tus reglas, nuestra cocina’.

Inicia con cuatro platos que en conjunto llamé ‘juguetones’’, ya que todos andan de un lado para otro, pero con un hilo conductor que te mantiene en una misma onda. En una onda de celebrar la originalidad.

En donde ‘EN’ se separa del resto de muchas experiencias, es cuando te hacen llenar un cuestionario que empieza por escoger tu perfil de sabor favorito y luego una cantidad específica de ingredientes de grupos distintos. No es mi intención detallarte todo en este artículo, ya que la mística de este lugar es que se enriquece con un poco de ‘secretismo’.

En el diseño de los platos es donde la mente creativa/romántica/poética de la chef Debbie da su mejor show. Visualmente te mantienes entretenido todo el tiempo con contrastes de texturas, colores y alturas. Te mantienes en espera de agarrar el mejor ángulo para la foto y seguir disfrutando.

Normalmente no escribo sobre finales dulces y felices, pero en este caso vale la pena no solo hacerlo, si no darle la merecida corona a los postres.

El primero lo llaman el ‘’carnaval de octubre’’ donde es tradición rellenar de papeles de colores las cáscaras de huevo y luego pintarlas para estrellárselas a las personas y disfrutar el carnaval. Su llevada al mundo gastronómico es esta cáscara de chocolate blanco rellena de frutas deshidratadas como el maracuyá, guayaba, mandarina y limón, cerradas por masa filo pintada con tés de colores. Donde la delicadeza visual se une al contraste de sabores dulces y ácidos a la perfección. En mi mesa escuché: ‘esto está demasiado bello para comérmelo’. Así de sabroso estaba.

img-20161114-wa0034

Foto por mi nuevo amigo talentoso @monodelespacio

postre-en-2

El segundo es homenaje a los helados de calle o feria que tienen una habilidad fuera de lo normal en no derretirse fácilmente (lo comprobé yo mismo. Tan densos que a la primera se te puede caer la bola completa. Aquí la chef Debbie quiso hacer exactamente lo mismo al conceptualizarlo con una burrata a la parrilla rellena de una crema de remolacha , miel de tés de frutos rojos, alga nori y maní tostado.

20161114_145746

20161114_145946

No dudo en decir que estos postres son campeones en su territorio, y que además pueden estar en cualquier mesa de restaurante 50 Best o Michelin y serían el éxito con los medios de comunicación y entusiastas gastronómicos.

Aplausos para la chef Debbie, su socio Héctor y todo el equipo que está tras bambalinas por celebrar el producto local con poesía y mucho ritmo.

¡Que disfruten!

la comida y yo, yo y la comida

You may also like

LEAVE A COMMENT